Seguidores

domingo, 13 de mayo de 2012

Soneto propio basado en la métrica de Quevedo

Sí, Europa debería envidiarte
ya que Zeus la engañaría sin duda
de haber visto alguna vez tu figura
como esculpida para el mejor arte.

Pero te juro que sabré adorarte
aún si he de traicionar como Judas
incluso en las noches, las más oscuras
sí, intentaría volver a amarte.

Una gran pasión me come por dentro
jugando con mi enorme corazón
manteniendo mi espíritu despierto.

Mi alma ruge como un fiero león
aunque me obligo a vivir el momento
solo necesito tu gran pasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada